miércoles, 6 de junio de 2012

Móviles y niños



Blackberry, iPhone ... Los 'smartphones', dispositivos de última generación a medio camino de un teléfono y un ordenador, ya no son cosa de ejecutivos y han pasado a manos de nuestros hijos. De hecho, dos de cada tres niños de 10 a 15 años son dueños de un teléfono móvil en nuestro país, y muchos de ellos ya tienen un teléfono inteligente. ¿Pero de verdad sabemos para qué utilizan los más jóvenes su ‘smartphone’?

 ¿Están más seguros porque les podemos localizar con facilidad o el smartphone es en si mismo un riesgo en potencia? No eres el único intranquilo por cómo usa el teléfono móvil tu hijo: más del 90% de los padres de jóvenes de 10 a 16 años confiesan estar preocupados. 

 En concreto, el 91,3% lo utiliza para llamar, el 65,5% juega, y el 54,3% lo utiliza para conectarse a las redes sociales. Los resultados se desprenden del informe Estudio sobre hábitos seguros en el uso de smartphones por los niños y adolescentes españoles realizado por INTECO y Orange. El análisis se basa en una encuesta que recoge la opinión de los niños y de sus progenitores en 800 hogares de España. 

 Las amenazas a la privacidad de nuestros hijos, que puedan acceder a contenidos inapropiados o el ciberbullying son algunos de nuestros motivos de preocupación. También nos preocupa la adicción al teléfono, esa sensación de angustia que sufre el 15,8% de los jóvenes cuando no tiene su teléfono a mano. ¿Y a qué edad concedemos a los niños la responsabilidad de tener su propio teléfono? 

Según el informe, los niños se inician en la telefonía móvil a los 11 años, pero tienen acceso a un smartphone propio una vez que han cumplido los 13 años. Para evitar cualquier riesgo innecesario derivado del uso de los smartphones por parte de tus hijos adolescentes, te ofrecemos una relación de consejos a tener en cuenta: 

  • Supervisa la compra del smartphone de tu hijo e interésate por sus funciones y las aplicaciones que se pueden descargar. 
  • Establece unas normas de uso: cuánto tiempo y dónde hacer uso, y un máximo de saldo mensual para gastar. 
  • Explica a tu hijo por qué es importante la privacidad. Déjale claro que sólo debe dar el número de teléfono a conocidos y que en las redes sociales sólo debe agregar a familiares y amigos. 
  • Revisa las descargas que efectúe periódicamente para evitar posibles fraudes. 
  • Adopta medidas de seguridad en el smartphone, así como ya lo haces en los ordenadores de casa.
  • Recuerda que, en caso de problemas con la privacidad, puedes recurrir a los organismos públicos, las entidades de protección a la infancia y a la policía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario